Mi Blog

Un Nicolás Maduro derrotado pretende rugir sin que eso logre borrar el testimonio de voluntad ciudadana, de civismo, de decisión y valentía, de desesperado y absoluto deseo de cambio registrado el pasado 22 de octubre.

Y en todo lo mencionado, lo más destacable es el convencimiento democrático. La decisión de votar para elegir el candidato de su preferencia.

Por eso, uno de los aspectos más destacable de la elección primaria fue cómo quedó desbaratada la hipótesis esgrimida y utilizada por Maduro a su conveniencia, de atribuirle a la oposición planes terroristas y todas esas sandeces que solo están en la agenda de ellos, los de Miraflores y Fuerte Tiuna, de los funcionarios asalariados para la violencia, y las bandas estructuradas en cárceles con permiso para matar.

La empatía puede ser una forma radical de acercamiento y diplomacia en nuestro mundo cada vez más hostil y volátil. Esto espero que se una a otra regla que se enseña a todos los actores: lo importante es escuchar”. Con esa frase cerró Meryl Streep su discurso.

El último boletín de la Comisión Nacional de Primarias ratificó lo que asomaba el primer registro: el proceso rompió todos los pronósticos. 2.307.635 votos fueron escrutados de los cuales María Corina obtuvo 2.253.825 que significan el 92.35% del total.

El país pudo ver desde la noche del domingo los rostros desajustados de la élite del régimen lanzando amenazas y denuestos muy reveladores de su miedo. Todo les había fallado. 

Este acuerdo asoma varios aspectos importantes. La aprobación de auditorías al sistema electoral, el rechazo a la violencia, la garantía de seguridad de los candidatos, el equilibrio informativo. Todo muy bueno.

¿Asuntos pendientes no mencionados expresamente? El tema de los presos políticos. Es evidente que el régimen jamás dejará por escrito una nueva evidencia en la que admita que en Venezuela hay presos políticos. Eso sería cuchillo para su garganta, una joya de regalo para el expediente del Caso Venezuela en la Corte Penal Internacional. Pero sí, ese tema se debatió. Y por supuesto, se espera la liberación de algunos de los casi 300 hombres y mujeres que injustamente están encerrados en las mazmorras del régimen.

Ramón Celestino Velázquez Araguayán, sospechoso de gestionar el traslado de oro desde Venezuela hasta Irán. Dice haber sido el primero de una promoción de 64 oficiales, asunto poco común entre los militares del régimen. Su bajo perfil pudo haberlo aprendido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar donde temprano fue jefe de la División de Administración. En el periodo de Chávez estuvo en Corpovargas y en el Servicio de Meteorología (2007) pero fue con Nicolás Maduro cuando se apropió de la confianza de la pareja presidencial desplegando habilidades que causaron buena impresión. Cuando Maduro lo presentó en público lo halagó como el hombre que había realizado un gran trabajo en la represa del Guri. 

Los militares no son movilizados a las escuelas porque a Maduro le preocupe la inasistencia docente y estudiantil. No. Maduro quiere anular cualquier posibilidad de protestas alarmado porque el rechazo del pueblo venezolano lo persigue en todos los escenarios del país, y porque sabe que el sector educación es el reflejo de lo que sucede en los hogares venezolanos. Rechazo espontáneo que sale de las vísceras sin ser transmitido por ningún medio de comunicación porque la censura es feroz. El hastío y desprecio por el régimen están en cada casa, en las mesas sin alimento para comer, en las enfermedades que agobian por debilidad a los pobres, en el llanto de los abuelos y en la rabia de tener la certeza de que los responsables de su tragedia se lo han robado todo, y pretenden seguir haciéndolo.

Los miembros del Tren de Aragua convirtieron el penal de Tocorón en la sede donde organizaban y negociaban sus delitos en total libertad, hasta incluso poder expandirse por Latinoamérica teniendo como líder a Héctor Guerrero Flores, conocido como “El niño Guerrero”, quien despachaba como un ministro y cobraba como un magnate. También gozaba de los espacios para el esparcimiento personal y colectivo con piscinas, restaurantes, bares, dos parques de diversiones, un zoológico y una entidad financiera.

La sinvergüenzura de Tocorón se ha reproducido en otras prisiones del país, lo que nos lleva a la ratificación de otra denuncia constante: las megabandas son construcción del régimen que les ha dado rango de socios. Es lógico, un gobierno criminal busca de compinches a los delincuentes más “eficientes”. 

Maduro siente en cada aparición pública que el pueblo lo desprecia y eso le inquieta. El peligro es que ante la imposibilidad de ganar popularidad su plan sea la violencia. ¿Tendrá fuerza para hacerlo? Maduro está muy desgastado, incluso ante los suyos. La crisis agobia al país. Análisis de expertos refieren que la conflictividad social se ha incrementado 12 por ciento y que 70 por ciento de esas protestas exige salarios dignos -recordemos que el salario mínimo es menor a 5 dólares mensuales.

Con Maduro quien disiente está en peligro. Por eso seis activistas y líderes sindicales han recibido 16 años de condena, y las manifestaciones terminan frecuentemente con detenidos y heridos, así como defensores de derechos humanos y líderes sindicales usualmente son amenazados o extorsionados.

 

En la medida que se acercan las elecciones presidenciales, Diosdado Cabello presiona desde el partido oficialista para obligar a Maduro a radicalizarse. Es Diosdado quien activa centenares de agresiones contra los precandidatos a las primarias, y también fastidia a Maduro desde el lado militar usando al Sebin.

A diferencia de Maduro, Diosdado Cabello ha entendido que él no ganaría una elección ni dentro de su familia, así que se dedica a malponer a Maduro entre los suyos, haciendo ver que está quebrado, que es un estorbo, que es débil ante el peligro opositor. Cuenta alguien de su entorno que siempre trata de empujar a Nicolás hacia el abismo de la equivocación.

En ese callejón se encuentra Maduro quien aún no decide qué trampa aplicará para boicotear las primarias y luego evadir las elecciones presidenciales.