Mi Blog

Ante un conflicto que hay que silenciar, Maduro apela a la superchería. Las gotitas milagrosas contra el Coronavirus aparecieron luego que el dictador tuvo que admitir que varios de los suyos hablan con Estados Unidos.

Si bien el régimen de Maduro se explaya cómodo sobre las debilidades opositoras, su desgaste interno se ha incrementado en evidentes choques por el control del poder (entiéndase los negocios). La colocación estratégica de diputados en la Asamblea Nacional oficialista producto del fraude del 6 de diciembre, destacó cuáles son las fichas con las que Maduro piensa jugar en los próximos tiempos cuando apunta a ganarse la confianza de la comunidad internacional a través de un nuevo teatro de diálogo y poder así caminar cómodo en busca de legitimidad con la oferta de elecciones regionales.

La tirria contra las ONG desde el chavismo, lleva acumulada unos cuantos años. Estando Cilia Flores a la cabeza de la Asamblea Nacional se activó la posibilidad de regular el ingreso de fondos a las organizaciones. “Se hizo un censo sin darle volumen al asunto -recuerda una fuente- y se toparon con una estadística inesperada: muchas de las ONG´s del momento, habían sido activadas por ellos mismos que de manera abierta o soterrada trabajaban para el gobierno escudándose en una supuesta labor en favor de los derechos humanos. Entonces el proyecto de ley, Cilia lo engavetó”.

La operación de la FAES en La Vega constituye la masacre más numerosa registrada en Venezuela. Simultáneamente el canal digital VPITV fue allanado ilegalmente con prohibición de transmitir contenidos audiovisuales.

Expertos y directivos de la defensa de Derechos Humanos como Provea han advertido que el operativo no perseguía la seguridad ciudadana. Según Marino Alvarado directivo de esa ONG, se trata de control social, un mecanismo de acción para poner freno a las protestas que en esa comunidad se vienen realizando organizadamente ante las frecuentes fallas de los servicios públicos. La acción, bañada en sangre, intenta evitar que otros barrios copien ese modelo.

La codicia por las minas es el activador del régimen que coloca en agonía a la etnia pemón. Salvador Franco fue llevado a la muerte y los responsables algún día responderán ante la justicia.

Un gran obstáculo para la codicia oficialista ha sido la etnia pemón, comunidad asentada en la Gran Sabana y sus alrededores y que ha venido siendo víctima de ataques brutales en distintas ocasiones. Y aunque el registro de expertos califica al pemón como una etnia pacífica y más bien amistosa, ellos han reaccionado ante las agresiones. Su coraje apoyado en arcos y flechas no ha podido evitar que los vengan despojando de su territorio ancestral. Los efectivos de la Fuerza Armada son los verdugos. Los choques han ido creciendo.

Un año oscuro por unanimidad que ha abonado desesperanza en un país agotado que no se entrega. Por acá un breve recuento con la contribución de mis seguidores en Twitter

Para el cierre de este 2020 solicité a mis seguidores de Twitter que seleccionaran el evento que consideraran más relevante en la realidad venezolana. Con orgullo he constatado que la mayoría demostró estar informada y manejar con certitud la evaluación de los acontecimientos. A partir de este enriquecedor ejercicio, seleccioné la noticia que a mi criterio fue la más relevante y sobre la que estoy convencida traerá consecuencias de máxima trascendencia para nuestro país. Me refiero al Informe de la Comisión de los Hechos de la Organización de las Naciones Unidas que en septiembre pasado señaló que Nicolás Maduro,los agentes estatales y los grupos que trabajan a su servicio, han cometido violaciones flagrantes de los derechos humanos que configuran crímenes de lesa humanidad.

José Vicente Rangel construyó su imagen enfocada en alcanzar dinero y poder. Desde el inicio de su carrera política mintió. Cuando el dictador Marco Pérez Jiménez llegó a Miraflores, Jotavé huyó del país. Muchos líderes habían sido encarcelados, pero él se escapó sin ser siquiera perseguido. Después inventó una versión heroica asegurando que había estado preso. No sería la única información falsa en su larga hoja de vida. También contó que había egresado de la escuela de Derecho y que luego había alcanzado un doctorado. Falso.

En sus 91 años hizo mucho daño. Utilizó el poder en todas las instancias posibles para sus propios intereses. Aún quedan los herederos de su mal.

Mientras Maduro se cura las heridas, Michelle Bachelet coloca en el debate el proceso electoral de 2021, no sin antes disparar contra la unidad opositora. La declaración de Michelle Bachelet quien salió al paso al contundente rechazo del mundo democrático al fraude del 6D. Su intervención fue un gesto, una contribución para suavizar el repudio, para ayudar al dictador a recoger los vidrios regados en el piso después de la respuesta del país a la farsa del pasado domingo. La Alta Comisionada de la ONU se ha apresurado a lavarle la cara al régimen al describir el fraude consumado como “un proceso pacífico” y para asomar tibiamente algunas irregularidades (solo eso, irregularidades), tal como que “el gobierno, de alguna manera, presionó a los trabajadores públicos”. 

Es la rutina de la dictadura ajustada a su plan con el que tratará de recuperar la Asamblea Nacional Sus anteriores intentos han fracasado. Ahora la Venezuela democrática deberá demostrar con fiereza que no se entregará. Deberá hacer virar el arma con la que le apuntan.

El país que ha librado innumerables batallas desde el mundo opositor ha sido maltratado sin piedad. La dictadura le ha privado de lo mínimo necesario para vivir. Le ha fracturado su psiquis, le ha arrebatado el amor de sus afectos. Lo doblega ante la necesidad. Lo deshumaniza y le seca la esperanza.