11 Mar
Al general le gusta alzar la voz
Visto 176 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Poseído de enardecimiento, el general Ovidio Delgado Ramírez, jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral, REDI, Los Andes, amenazó con atacar objetivos estratégicos en Cúcuta y más allá. “Iremos hasta Bogotá y hasta San Andrés”. Esta escena se cumplió el pasado 25 de febrero en el salón de sesiones del Consejo Legislativo en Táchira y fue un evidente ataque contra el presidente de Colombia Iván Duque quien ha coronado agradecimientos de venezolanos y aplausos de la comunidad internacional luego del anuncio del Estatuto de Protección Temporal para los venezolanos. También es continuación de la orden de Nicolás Maduro de “limpiar los cañones de los fusiles” luego de que Colombia anunciara un comando élite para combatir a grupos insurgentes protegidos en nuestro país. No es la primera amenaza de este sujeto, pero contrario a lo esperado, el asunto no pasó de ser un rifirrafe. Dramáticamente, la Fuerza Armada Nacional es considerada una institución poco seria, asociada al delito.

Quisiera aprovechar el incidente que protagonizó el oficial de la FANB para refrescar datos de interés sobre sus actuaciones. El general Delgado Ramírez es del grupo chavista del 4F. Considerado hombre de los hermanos Diosdado y José David Cabello, ha incrementado junto a ellos los montos de sus cuentas bancarias en distintas actividades comerciales, una de ellas su empresa familiar (dirigida por su esposa) focalizada en el ramo aduanal. Pero la actividad más importante del general Delgado Ramírez es su relación con la guerrilla colombiana. Se trata de un vínculo público, cultivado, con resultados enriquecedores para su provecho personal y en perjuicio de la soberanía venezolana.

Dicho general ha sido designado en cargos estratégicos para el país y en zonas ansiadas por los sediciosos terroristas de la marquetalia, enclave liderado por Jesús Santrich e Iván Márquez. De hecho, según fuentes de inteligencia colombiana, su designación en la jefatura de REDI Los Andes fue petición de los guerrilleros. Favor que ha pagado con creces. Delgado Ramírez ha liberado de obstáculos el paso de sustancias ilícitas de Colombia a nuestro territorio, hasta el extremo de ordenar encarcelar a aquel oficial que se niegue a cumplir sus órdenes. En Táchira, comparte territorio de poder con Freddy Bernal -a quien llama su cómplice necesario- y aunque rivaliza, abraza el mismo objetivo del general de la Zodi, Ángel Moronta, hombre que responde a Padrino López.

La entrega de la FANB a la guerrilla es escandalosa. Santrich despacha desde las instalaciones de la empresa Palma Diana, Casigua el Cubo en Zulia (cuando no lo hace desde Cuba) y Márquez manda desde El Orza, Apure. Los oficiales venezolanos garantizan que nada obstaculice el comercio de los guerrilleros. Por eso los paramilitares fueron expulsados. La droga y otros productos circulan por tierra, mar y aire hasta salir de la frontera venezolana, mientras los oficiales locales repiten que ellos no tocan el producto, pero sí saben sonar las monedas.

El general Delgado Ramírez no escatima para hacer pública su pasión con la que reta a las autoridades colombianas. Tanto, que a veces se la ha pasado la mano, como sucedió en marzo de 2017 cuando unos 120 soldados fueron manipulados para atravesar el Arauca y llegaron a la ribera colombiana donde incluso se atrevieron a izar una bandera. Los jóvenes pensaban que estaban en territorio venezolano y se movieron bajo las órdenes del general Delgado Ramírez, que se desempeñaba como comandante de la 92 Brigada de Caribe. A horas del incidente, los soldados junto a los equipos que cargaban tuvieron que levantar su campamento y retirarse humillados del sector Los Pájaros. Colombia había asomados los dientes con el envío de 400 soldados de la Brigada 18 y una unidad fluvial. Para pasar el vaporón el general Delgado Ramírez fue enviado a REDI Los Andes donde la familia Cabello lo alojó con afecto y él tuvo a bien cuidarle las fincas y celebrar peleas de gallos.

El general no cambia sus mañas. En este último discurso informó que la FANB tiene “ploteado satelitalmente cada uno de los objetivos estratégicos del Departamento Norte de Santander”. Al respecto una fuente acotó: “lo que no dice es que lo hace con ayuda de los cubanos y los rusos porque los satélites venezolanos son chatarra”.

A pesar de tanta obviedad, Delgado es considerado un hombre astuto que sabe moverse en las aguas de Maduro, Padrino y Cabello. No ha ocultado que le gustaría ser comandante del Ejército y en su defecto aspira a ser comandante de la Milicia Bolivariana donde según expertos es más fácil desviar recursos y ya tiene en nómina una buena cantidad de guerrilleros.

Peculiar manera de entender la soberanía la de estos jefes de la traición.