01 Oct
Se calienta la frontera con Colombia
Visto 1051 veces
Valora este artículo
(0 votos)

 

Los expertos comparan los ejércitos de ambos países. Se presume que también están considerando el rol que interpretaría la guerrilla en un conflicto. El embajador de Colombia en Estados Unidos se refirió a operaciones militares unilaterales en Venezuela.

Las guerrillas han estado desde hace mucho tiempo en esa zona. Primero la ocuparon las FARC que hace algo más de dos años se movieron hacia la frontera colombiana por Amazonas y entraron de lleno al negocio de los minerales en Bolívar. Ese traslado de las FARC fue una de las razones para sacar de la gobernación a Liborio Guarulla e inhabilitar a los diputados que ganaron en ese estado. Necesitaban alejar al enemigo.

El ELN se quedó entonces con los campamentos en las fronteras de Táchira y Zulia. Todo en absoluta coordinación con el régimen. Por eso cinco emisoras de radio del grupo guerrillero pueden transmitir, sin que Conatel se dé por enterado. El ELN se encarga de varias actividades que corresponden a la autoridad de la zona. Entrega por ejemplo los Clap, en varios municipios de Táchira y Apure. En la parte del sur del lago, la del Zulia que colinda con Táchira llamada Orope-Boca de Grita y la que conecta con la zona del río Zulia y del puente Venezuela, en la redoma del Conuco y en el Guayabo, la guerrilla es la que manda. Manejan diversidad de negocios. Aplican extorsión, secuestran, cobran vacunas por leche, por carne, por palma aceitera. La droga también es su asunto. Pero la ganancia más grande la obtienen del contrabando de gasolina.

Para el régimen y sus aliados del ELN, el asalto del sábado pasado a la finca La Unión tiene un sentido estratégico. Allí podrían establecer un campamento guerrillero. El hato, propiedad de la familia Roa Rosales, tiene 600 hectáreas y está en el kilómetro 193 en la vía La Fría-Orope, a 5 kilómetros de Colombia. Los invasores no fueron campesinos. Los autores llegaron en varias camionetas de doble cabina con escoltas en moto. Actuaron decenas de efectivos del Inti y de FAES, así como autoridades locales del Psuv. Los miembros de la Fuerza de Acciones Especiales cargaban pasamontañas y armamento largo. Según testigos, la manera de hablar de algunos, dejó ver que se trataba de personas de la capital. Y aunque la respuesta a la denuncia de los propietarios ante tal ilegalidad es que se trataba de una “orden presidencial”, las sospechas de la autoría intelectual recaen en Freddy Bernal, designado Defensor del Táchira y jefe nacional de los Clap.

Bernal, ni qué decirlo, ha tomado el poder en Táchira y es el garante de que los organismos de seguridad no interfieran en los negocios de la guerrilla. También Bernal logra para él lo necesario y ha ido montando una estructura de poder con sus propios negocios non santos. Ha tomado el control de organismos nacionales en el sector como Pdvsa gas, cambió a la mitad de los fiscales del Ministerio Público, ha destituido jueces o les ha pedido la renuncia, ha nombrado a los de su conveniencia en notarías y registros y a él obedecen los organismos de seguridad, incluidos los militares. Además está reestructurando el Psuv, ubicando gente de su confianza.

Maduro decidió que solo Bernal podía defender esa zona de la frontera. Se trata de un personaje muy particular. Considerado “un duro”, es de los pocos que los chavistas no consideran cobarde. Es amante de las armas y despiadado. En historia reciente, mayo pasado, el ganadero Manuel Tarazona fue asesinado con un tiro en el pecho. La información responsabiliza a funcionarios que actuaron encapuchados, aunque el sentir del pueblo de Rubio señala a Freddy Bernal. El crimen no se investigó.

Bernal manda sin interferencia del poder regional que a pesar de estar en manos de la oposición, no ha expresado ningún conflicto con él. Al contrario, un video reciente que se hizo viral en las redes sociales, mostró una relación fraterna entre él y la gobernadora Laidy Gómez. Si la escena no tuviera el tufo de un acuerdo de coexistencia tal como lo ha expresado Henry Ramos Allup, sería enternecedora. Bernal le soba a Laidy su barriga embarazada y ella a su vez se permite bromear ante la cámara diciendo: “ahora van a decir que eres el papá”.