30 Apr
Primer golpe al cartel del régimen
Visto 412 veces
Valora este artículo
(0 votos)

La acción conjunta de 22 naciones en el operativo antinarcóticos a ser ejecutado en el área del Caribe y el océano Pacífico por vía marítima y aérea ha comenzado a golpear al negocio de la droga. “Comenzaron a cometer errores”, me respondió una fuente de inteligencia cuando le pregunté por qué los narcos se habían arriesgado. “Están desesperados por obtener más dinero”, agregó.

 

Fue el pasado 14 de abril cuando fueron incautadas algo más de 3 toneladas de cocaína en aguas cercanas a Curazao en una operación dirigida por el Reino Unido junto a equipos de inteligencia y seguridad de la isla y asesoría americana. En la acción, una embarcación y su tripulación fueron capturados. Un sumergible huyó hacia el estado Falcón de donde había salido. Los detenidos confesaron. Entonces el régimen –comprometido con el envío– vio lo que le venía encima y activó un operativo contra algunos de los involucrados (no todos) con la delicadeza para las principales cabezas de ser advertidas con tiempo para su fuga.

Zulia, Falcón y Carabobo quedaron registrados como territorio del bautizado cartel de Paraguaná y se expandieron verdades públicas que responsabilizan a miembros del alto mando militar a gobernadores, alcaldes, ministros, jefes policiales… la lista es muy larga. Las denuncias abruman y los hechos cometidos bajo la protección del Estado señalan que  Venezuela no solo es campo libre para el tráfico, sino que ha comenzado a ser territorio del procesamiento de la cocaína en laboratorios. Eso aseguran fuentes de inteligencia que apuntan al espacio de la empresa del Estado, Palmeras Diana del Lago, ubicada en Casigua El Cubo, en el estado Zulia.

Los narcos se asocian con la guerrilla y hacen en Venezuela todo tipo de operaciones. Desde Colombia, vía Zulia, los militares le facilitan el tránsito a gandolas que transportan submarinos artesanales –de alta tecnología– hechos con fibra de vidrio para ser cargados en puertos de Falcón y lanzados a las aguas rumbo al destino del comprador de turno que puede estar en México, Honduras, El Salvador, etc.

El hallazgo de la última semana ha sido demoledor. Se comprueba que las autoridades civiles y militares del régimen venían desplegando su amistad con los narcos sin importar su publicación en redes sociales, solo que, al ser señalados como narcos, el asunto se les complicó.

Las acciones de los traficantes de drogas fueron creciendo en la comodidad del período chavista, pero con Maduro han sido insolentes. Es así como a la base naval Juan Crisóstomo Falcón, oficialmente considerada zona de seguridad, le despejaron todo su entorno comprando las casas cercanas para convertir esa área en lo que los narcotraficantes llamaron “puerto seguro”. Construyeron carreteras con paso libre hasta el pueblo pesquero de Carirubana, con marcas para indicar a los pilotos de las aeronaves dónde aterrizar.

Usan los barcos de PDVSA para transportar droga. PDV Marina en Falcón ha sido su segunda casa.

Avanzaron en negocios y en delitos. Asesinatos, robos, tráfico de combustible. Han lavado dinero sin disimulo. Importan carros y montan autolavados (usados por los entes oficiales), compran cadenas de tiendas en centro comerciales, hoteles, bodegones y socializan mostrando buen corazón. Remodelaron la entrada de Punto Fijo, colocaron alambrado público y en Carirubana, construyeron un paseo y montaron una planta desalinizadora. Pagan la nómina de obreros de la gobernación de Falcón y la alcaldía de Carirubana, a los que mandan a limpiar las calles. Regalan juguetes y bolsas de comida con productos de amplia variedad y elevada calidad de gran tamaño, incluidos pollo y carne. Los narcos tienen sus detalles de fe. Arreglaron la iglesia y colaboran con el cura para su traslado. En Carirubana el ambulatorio parece una clínica.

La extensión de las buenas relaciones llega hasta la base naval a la que le ampliaron el hospital y le construyeron un comedor. Los jefes militares –en sus distintos grados– de Carabobo, Zulia y Falcón tienen vehículos asignados por el jefe de los narcos. El Día del Deporte, este 19 de enero, los muchachos que destacan en esa actividad recibieron una camioneta 4Runner nueva. El liceo de Carirubana fue remodelado por completo y a su reinauguración asistieron el gobernador y la viceministra de Educación, en noviembre pasado. A los policías les dieron motos Kawasaky todo terreno. Las Toyotas Hilux que usan los cuerpos de seguridad fueron donadas. En actos públicos, las autoridades de Falcón agradecieron a los narcos su gran aporte para reforzar la seguridad.

Algunos han intentado resistir, pero ha resultado imposible. Es la misma “autoridad” la que se encarga de amenazarlos.