28 Apr
Frente al Miami River (III)
Visto 877 veces
Valora este artículo
(0 votos)

 Perplejidad 

 

Una amiga de la infancia que vive en Europa me cuenta que su cuñada y su sobrina fueron secuestradas en Caracas durante varias horas. El ultraje, el sufrimiento de las víctimas y sus familiares, la desesperación, los dejaron agotados y deprimidos. ¿Qué hacer? Denunciar ante quien presume ser la autoridad, es una apuesta que puede resultar peligrosa. Para nadie es un secreto que en los organismos policiales conviven los miembros de las bandas delictivas que a su vez operan en coordinación con los famosos "pranes" de las cárceles del país.


Venezuela está en manos de carteles de droga, mafiosos corruptos, compradores de armas, guerrilleros, terroristas, asesinos.


El secuestro es sólo un área con el que los jefes políticos satisfacen a algunas bandas delictivas del país.


Los familiares de mi amiga sienten que tienen dos alternativas: tratar de mantenerse vivos en un encierro masivo -respirar el aire de la calle solo cuando es estrictamente necesario- y rezar.

Jesse Chacón debe haber perdido la cuenta de la cantidad de veces que con su verbo ha desmentido una crisis en el sector eléctrico. Y otras tantas, un gran apagón ha hablado por él. La palabra no se honra para los funcionarios del régimen. Por eso quedó de chiste que el señor Chacón prometiera renunciar si en cien días la crisis no había sido superada. Apenas transcurría 2013. Ahora, unos grados de más en la temperatura han llevado al gobierno a recortar el horario de trabajo del sector público y a obligar al sector privado a que reduzca su jornada, con apagones en todo el país mediante.


La oscuridad es un escenario apropiado para Nicolás Maduro y sus secuaces.

 

Ya los políticos y los estudiantes no son carne suficiente para el espectáculo de los leones. El circo de Maduro necesita nuevas caras para satisfacer el odio que le permita a su gobierno llegar con vida a las parlamentarias, y quien sabe, hasta ganarlas. Así que va por los empresarios. Anuncia cárcel. Polar es la joya que quiere colocar en su corona. Y de ahí en adelante no le importará encarcelar a banqueros, dueños de medios, propietarios de empresas varias. La táctica del "Dakazo" en un nivel superior.


Todo lo harán para mantenerse en el poder. Cualquier serie de televisión se queda pálida frente a la maldad de estos personajes inescrupulosos y despiadados.