08 Sep
¿Crímenes buenos y malos?
Visto 747 veces
Valora este artículo
(2 votos)

 

Resulta que para el Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, etc. (ratificado) Miguel Rodríguez Torres, hay homicidios malos y otros, al parecer, no tan malos. El ex golpista del 4F afirma que 76 de cada 100 homicidios que se registran en el país (que se registran lean bien)  son el resultado de enfrentamientos entre bandas criminales, o de antisociales y cuerpos de seguridad. En pocas palabras, casi todas las víctimas son delincuentes. Poco le faltó para afirmar: no sean tan duros con la estadística que puede que las cifras rojas resulten en una especie de limpieza, comparable a la que también se cumple en las cárceles venezolanas.

 

Tema delicado el planteado por Rodríguez Torres. La afirmación fue publicada en el diario El Universal el pasado 7 de septiembre. El ministro llega a decir que los fallecidos criminales no deberían ser “directamente asignables” a un problema de seguridad del país. Frase peligrosa ésta. Imaginen la lectura que le pueden dar quienes cansados de la impunidad pretendan hacer justicia con sus propias manos.

 

Sin embargo este tipo de lectura del gobierno no debe sorprender. Usualmente, los representantes del oficialismo manipulan los hechos de tal manera que ellos nunca son los responsables de los desastres, si no que por el contrario lo son sus adversarios. Y más allá, la argumentación siempre lleva a crearle coartadas a quienes cometieron los delitos. El gobierno crea los escenarios propicios para el hampa y luego lanza un manto de protección para quienes son sorprendidos en sus fechorías.

 

La manipulación de las cifras queda en evidencia con este análisis de Rodríguez Torres, pero me preocupa más el trasfondo de su razonamiento. Porque a fin de cuentas lo que se ha puesto en evidencia es la manera terrible como estos personajes ejercen el poder. Y la egolatría con la que detentan sus cargos.

 

Los funcionarios de este gobierno son incapaces de varias cosas: de decir la verdad, de tener principios y de sentir piedad. Así, nada de lo que hagan puede ser bueno.