Mi Blog

La jueza María Lourdes Afiuni ha sufrido los rigores de un castigo presidencial luego de que Hugo Chávez ordenara al Poder Judicial que la sentenciara a 30 años de prisión. Su condena –sin juicio formal– resultó inmediata. Desde la detención de Afiuni, la situación en Venezuela ha empeorado. La lista de muertos en condición de presos políticos, va peligrosamente en aumento. En los tribunales ya no se cumple con casi ninguna formalidad.

Gran dibujo del hombre nuevo. Construido sobre el resentimiento, mediocre, bandolero, que asalta desde el poder la propiedad envidiada para después destruirla, procurando complacer a quien nunca habría podido obtenerla con esfuerzo y trabajo. Así asumen ellos el país, con una diferencia: Ni siquiera convirtiendo al país en cenizas, se quieren ir.

Visto está que al dictador Maduro nada le importan la destrucción del país, el hambre de los venezolanos, el sufrimiento de los enfermos, la muerte por falta de asistencia y el dolor del éxodo.

Nicolás Maduro, después de regresar de Rusia, recibió en Venezuela un guiño de Vladimir Putin: una escuadrilla de aviones rusos, entre ellos dos bombarderos T-160 con capacidad para armas nucleares.

Maduro necesitaba acusar a Colombia de enviar paramilitares con la intención de matarlo. Colombianos. Según él, había sido desmantelado un campamento paramilitar a menos de 500 metros del Palacio de Miraflores. No hay ni una sola prueba de este hecho. Sin embargo, para alimentar el montaje, fueron enviadas comisiones parapoliciales a distintos lugares de Caracas, a barrios de Catia, Petare, el centro. 

Penosos incidentes han resultado en un dibujo de lo que nos acontece como país cuando la oposición transita uno de sus momentos más oscuros y los venezolanos se sienten en total abandono.

En menos de una semana, dos conocidas mujeres han sido maltratadas públicamente por hombres no tan conocidos aunque muy vinculados a relevantes actividades políticas opositoras.

Seguir la ruta del dinero a los corruptos en Venezuela es más sencillo que hacer públicos los resultados de la pesquisa. El miedo y la hegemonía comunicacional conforman un pésimo escenario para revelar la verdad

Tres militares asesinados, un general despedido, un jefe acobardado y otro que se rebela contra la autoridad en menos de 15 días, no puede ser normal.

Sonará a historia repetida, pero la Fuerza Armada venezolana está revuelta.

Está planteada una posibilidad concreta, una batalla importante para expulsar a la dictadura. El 10 de enero cesa el período originario de Nicolás Maduro y la comunidad internacional, en una consecuencia lógica de desconocer el proceso del 20 de mayo, no puede tener otra posición que considerar ilegítimo su gobierno.