21 Sep
Decir adiós a la juventud
Escrito por Nayibe Aguilera |
Visto 820 veces Publicado en Amigos
Valora este artículo
(0 votos)

La celulitis, las arruguitas, la flacidez, esa grasita que no me encanta, son síntomas que nos indican que estamos entrando a una etapa interesante. Nos focalizamos en el cuerpo por lo que vemos y nos resistimos tratando a costa de lo que sea recuperar la juventud que se nos va. Cirugía estética, tratamientos faciales, tintes, cremas carísimas, una batalla sin tregua ni descanso cuando nos obsesionamos por la pérdida de la juventud.

 

Nos cuesta desprendernos de la tendencia a identificarnos con nuestro cuerpo y decaemos en la medida que éste envejece y cambia. Esta nueva etapa de la vida puede vivirse como una crisis en lugar de vivirse como una oportunidad inmejorable para aprender lo que nos ha enseñado, prepararnos para crear una nueva vida.

 

Aprender a decir adiós a los atributos de la juventud con una renovada actitud nos ayuda a reencontrarnos con nosotros mismos, no depender tanto de la apariencia, explorar esta nueva faceta rescatando desde la gloriosa experiencia facultades quizás menospreciadas hasta ahora. Debemos buscar qué es aquello que nos devuelve el placer de vivir, de disfrutar, conectarnos con nuestro cuerpo desde los recursos que poseo y no desde la carencia. Recordar que la verdadera felicidad no está en prolongar artificialmente la juventud sino en vivir intensamente cada etapa asumiendo nuestra propia identidad.