14 Aug
El mundo llora a Robin Williams
Escrito por Lizbeth Pacheco |
Visto 827 veces Publicado en Amigos
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Nació el 21 de julio de 1951 en Chicago (Estados Unidos). Murió el 11 de agosto del año 2014 en Tiburón, Marin County, California (Estados Unidos). Medía 1'73.
Robin McLaurin Williams era hijo de la modelo Laura Williams y de Robert Williams, ejecutivo de la empresa de automóviles Ford.

 

Creció sin mayores complicaciones y sin mostrar interés alguno por la actuación, de hecho se concentró en los deportes y empezó a estudiar política. No fue hasta cuando su familia se mudó a California que decidió abandonar sus estudios e ingresar a Julliard en NY.


Se instaló en San Francisco buscando una oportunidad para actuar en comedias teatrales. Dos años después le llegó la oportunidad pero en la televisión, en la serie Mork & Mindy, en la que interpretaba a un extraterrestre. La serie duró muchos años y a riesgo de quedar encasillado con el personaje, audicionó para su primer papel en cine.

 

En sus últimas actuaciones decía y hacia cosas graciosas y sonaba divertido, pero la expresión de su cara parecía que apenas podía fingir una sonrisa, seguramente su depresión no le permitía ni siquiera eso.

 

En la pantalla, Robin Williams era un torbellino de energía. Fuera de la pantalla, Williams canalizaba esa energía en obras benéficas.

 

El desaparecido actor donó su tiempo, dinero y fama a más de 50 organizaciones y causas de beneficencia, según Look to the Stars, un sitio web que compila las obras de caridad de las celebridades.

 

Una de sus iniciativas más visibles fue la recaudación de fondos para la institución St. Jude Children's Research Hospital. Williams comenzó a aparecer en comerciales y anuncios de servicio público para el hospital en 2004.

 

St. Jude dijo que Williams nunca cobró por su participación en ninguno de los eventos o actividades. “Cada vez que tenía la oportunidad de conocer a los pacientes y familiares lo hacía. Cuando tienes a una persona del calibre de Robin, ayuda a que los niños enfermos se olviden de sus enfermedades por un rato”, señaló Kelly Schulz, vicepresidenta de comunicaciones de St. Jude.

 

Williams también fue un gran benefactor de United Service Organizations (USO), que proporciona apoyo y actuaciones para elevar la moral de las tropas estadounidenses y sus familias.

 

Con su muerte a los 63 años, Robin Williams deja atrás un centenar de títulos en casi cuatro décadas de carrera, en las que consiguió un Oscar al mejor actor de reparto y tres candidaturas como mejor actor principal.

 

Pero más allá de los premios y reconocimientos, Williams, un actor que supo como pocos traspasar la pantalla para transmitir ternura y simpatía en el público, nos deja un buen puñado de personajes inolvidables. Recordemos algunos.

 

MORK & MINDY (1978)

Como tantos otros cómicos de éxito en los ochenta y noventa, la carrera de Williams arrancó en la pequeña pantalla. Fue la sitcom Mork & Mindy, emitida entre los años 1978 y 1982 por la cadena ABC en la que interpretaba a un extraterrestre que llega a la tierra para estudiar a los humanos. Un papel que le valió incluso un Globo de Oro.

 

 

 

GOOD MORNING, VIETNAM (1987)

Tras protagonizar una muy mejorable adaptación de Popeye,  a las órdenes de Robert Altman y varias y muy pintorescas comedias, su primer gran papel, y su primera nominación al Oscar, le llegó al dar vida al incontinente e irreverente locutor y pinchadiscos, Adrian Cronauer en la cinta Barry Levinson.

 

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS (1989)

"¡Oh, capitán mi capitán!", esta cita quedará siempre unida a la imagen de Williams. Su intensa interpretación del profesor de literatura John Keating en la cinta de Peter Weir, fue otro de sus trabajos que pasarán a la historia y que le significó su segunda candidatura al Oscar como mejor actor principal. De su mano un grupo de jóvenes adinerados de un elitista colegio, descubrieron cuál es el verdadero poder de las palabras.

 

DESPERTARES (1990)

También muy aclamado fue su trabajo como el doctor Malcolm Sayer, un neurólogo neoyorquino que a finales de los setenta usó un medicamento experimental para tratar a sus pacientes de encefalitis letárgica. Una historia basada en hechos reales en la que compartió protagonismo con un inmenso Robert De Niro.

 

HOOK (1991)

Steven Spielberg lo llevó al País de Nunca Jamás para convertirlo en el Peter Pan más crecidito de la historia, en una cinta en la que se tuvo que ver cara a cara con Dustin Hoffman, que interpretó al Capitán Garfio.

 

EL REY PESCADOR (1991)

Su tercera y última nominación al Oscar como mejor actor principal, la consiguió por su interpretación del vagabundo Parry, un antiguo profesor universitario de Historia con el que Jeff Bridges emprende la búsqueda de El Santo Grial.

 

ALADDIN (1992)

Robin Williams le puso voz, en su versión original, al genio más genial del universo Disney. Un trabajo que le valió incluso un premio especial creado 'ad hoc' en los Globos de Oro para reconocer su impresionante labor.

 

LA SEÑORA DOUBTFIRE (1993)

En la comedia de Chris Columbus, una de sus cintas más exitosas, Williams se transformó en una dulce y divertida niñera para poder ver a sus hijos, después de la separación de su esposa. Una simpática película con momentos hilarantes que además se llevó el Oscar al mejor maquillaje.

 

 

JUMANJI (1995)

La alocada cinta en la que da vida a un hombre que ha vivido atrapado durante 25 años en un juego de mesa mágico entre animales salvajes, fue otro de sus grandes éxitos y de sus papeles más pintorescos.

 

EL INDOMABLE WILL HUNTING (1997)

El Oscar como mejor actor secundario le llegó al fin encarnando de nuevo a un profesor, esta vez llamado Sean Maguire. Fue una Inolvidable historia escrita por Matt Damon y Ben Affleck y dirigida por Gus Van Sant.

 

RETRATOS DE UNA OBSESIÓN (2002)

Williams mostró su cara más sórdida e inquietante en el thriller escrito y dirigido por Mark Romanek, en el que interpreta al solitario dependiente de una tienda de revelado de fotos que termina obsesionado con algunos de sus clientes.

 

INSOMNIO (2002)

También sacó su cara menos amable para trabajar a las órdenes de Christopher Nolan, en otro thriller en el que jugaba al gato y al ratón con Al Pacino, un veterano detective que viaja a un pequeño pueblo de Alaska para investigar el brutal asesinato de una joven. Un lugar inquietante donde no conseguirá conciliar el sueño.

 

NOCHE EN EL MUSEO (2006)

Quizá su último gran éxito en taquilla sea la saga de comedia Noche en el museo, que protagoniza Ben Stiller. En ella, Williams interpretaba ni más ni menos que a Theodore Roosevelt.

 

UN  LOCO SUELTO EN NUEVA YORK (2014) THE ANGRIEST MAN IN  BROOKLYN 

Robin Williams interpreta a un odioso neoyorquino que molesta sobremanera a su médica (Mila Kunis), hasta el punto de que ésta le dice que le quedan 90 minutos de vida a pesar de que no es cierto. Creyendo el falso diagnóstico, el hombre tratará de corregir todos los errores del pasado, al tiempo que su médica, arrepentida, intenta seguir su pista.

 

En esta película Robin Williams habla de la fecha de su trágica muerte, la cual coincide con la real. Hay una escena del film en el que "Henry Altmann", interpretado por Robin, sostiene un diálogo en el que habla sobre este surreal momento:

"Mi lápida se leerá 1951- 2014. Nunca me di cuenta hasta ahora, no es la fecha que importa... es el hecho".

 

 Fueron 4 los proyectos que deja pendientes Robin Williams a estrenarse en los próximos meses: la tercera parte de “Night at the Museum: Secret of the Tomb” de Shawn Levy; el film independiente “Boulevard” de Dito Montiel; la comedia navideña “Merry Friggin’ Christmas” de Phil Johnston y la comedia británica “Absolutely Anything” de Terry Jones.

 

Te echaremos de menos.

 

¡Nano Nano!