02 Jun
Abdica Rey Juan Carlos
Escrito por Lizbeth Pacheco |
Visto 713 veces Publicado en Amigos
Valora este artículo
(0 votos)

 

El Príncipe Felipe será proclamado Rey de España, bajo el nombre de Felipe VI, en un plazo de "4 a 6 semanas", es decir, antes de mediados de julio, han informado fuentes del Palacio de la Zarzuela. La proclamación de Felipe VI se hará "sin fastos" en una sesión solemne de las Cortes, donde reside la soberanía nacional. No está previsto por tanto invitar a otras Familias Reales ni a dirigentes internacionales al acto. 

 

España es una de las pocas monarquías parlamentarias de Europa que sigue discriminando a la mujer en la línea sucesoria. Felipe, de 46 años, asumirá la jefatura del Estado a pesar de tener dos hermanas mayores, Elena y Cristina, porque es el único hijo varón de los reyes

 

El 22 noviembre de 1975 Don Juan Carlos es proclamado Rey y presto juramento ante las Cortes. Hasta entonces, la historia reciente de España, al menos durante el último siglo y medio, había sido la historia de media España contra la otra media. Aquel día, Don Juan Carlos hablo de un futuro distinto al afirmar que quería ser “el rey de todos los españoles”. Con una mezcla de esperanza y temor, comenzó una nueva etapa que pasó a la historia como el periodo más largo de paz, convivencia, libertad y prosperidad que han conocido los españoles.

 

Don Juan Carlos llevaba cinco meses madurando la decisión. Al Príncipe se lo dijo en enero y a Rajoy en marzo.

 

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, a sus 46 años, es el heredero mejor preparado para cumplir sus futuras funciones como monarca que ha tenido España en toda su historia. Don Felipe de Borbón y Grecia reúne una formación académica civil, militar y de idiomas, más una experiencia en relaciones internacionales y un conocimiento directo del funcionamiento de las instituciones del Estado y de los principales dirigentes políticos, empresariales, sindicales y sociales españoles sin precedentes. En una carrera específica de 28 años sin comparación en las Monarquías occidentales.

 

Después de dos noviazgos breves y que contaron con la compresión de Don Juan Carlos y de Doña Sofía, el Príncipe de Asturias se impuso para casarse en mayo de 2004 con Doña Letizia Ortiz, periodista divorciada que le ha dado dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, y un mayor acercamiento a la sociedad.

 

 

 

Con las sucesivas bajas por enfermedad del Rey, el Príncipe ha aumentado en los dos últimos años sus tareas de representación, tanto en España como en el extranjero. Don Felipe ha mantenido al mismo tiempo los vínculos con las Fuerzas Armadas. Suele acudir a maniobras, ejercicios, misiones y actos solemnes de los tres ejércitos.

 

 En estos oscuros momentos de crisis que vive España, y con una generación entera que sólo ha conocido la democracia, una serie de escándalos en el corazón de la casa real le restan credibilidad y empatía a quien en su momento fue un héroe patrio. Juan Carlos de Borbón hombre ojialegre que durante años se habló de sus infidelidades, incluso hay un libro que se llama “La soledad de la reina”, en donde devela intimidades de alcoba de la pareja, así como una que otra canita al aire por parte del Borbón

 

¿Quién puede olvidar la imagen de un irritado rey Juan Carlos de España mandando callar al comandante venezolano Hugo Chávez? En un momento mítico, el rey, de repente, mostró que era un ser humano con los mismos sentimientos que el resto de los mortales. Y, siendo rey, se dio un lujo que tantos anhelaron.

 

Aunque se recibió con sonrisas, el incidente fue la primera vez que dejó en evidencia una realidad española: don Juan Carlos se aproximaba a aquella edad en la cual las palabras no se miden y la paciencia diplomática se reduce.

 

Diferentes escándalos personales comenzaron a marcar a la monarquía española, comenzando con la infanta Elena y su esposo aristócrata, Jaime de Marichalar. En un acto insólito, la casa real anunció en noviembre de 2007 el “cese temporal de su convivencia matrimonial”, medida que tomó efecto en 2010 y representó el primer divorcio real en la historia de la Corona española.

 

El 14 de abril de 2012, se anunció que durante un viaje de caza a Botsuana, el rey, acompañado por su “amiga personal”, la aristócrata Corinna zu Sayn-Wittgenstein, se fracturó la cadera, sacando a relucir un viaje que no era del todo aceptable sumada la célebre fotografía del rey cazando elefantes .

 

 

 

Acto seguido, se profundizó el escándalo de Nóos, como se conoce el caso de posible corrupción por el cual está imputado el esposo de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin. De esta manera se abrió totalmente un debate en la sociedad española y el rey dejó de representar ese referente transversal de los años 80 y 90. El último capítulo en esta telenovela monárquica ve cómo un juez español imputa por primera vez a un miembro directo de la familia real, la infanta Cristina, segunda hija del monarca, sobre la cual recaen sospechas de su conocimiento de los negocios turbios de su esposo. Aunque el rey también sale salpicado, la Constitución española reconoce a su persona inviolabilidad absoluta y relega total responsabilidad por su parte, sea política o jurídica

 

En una encuesta publicada por El País a principios de abril 2013, el 53% de los españoles desaprueba cómo el monarca realiza sus funciones, perdiendo apoyo especialmente entre los menores de 35 años. Su hijo, el príncipe Felipe, en cambio, recibió una aprobación del 61%, muy por encima de su padre. Felipe es una persona extraordinariamente preparada, muy íntegra y alejada de cualquier problema que haya salpicado a otros miembros de la familia, incluido su padre.

 

Muchos, por estos lares, se preguntan si fue un pajarito que se le acerco y le pidió que abdicara, yo pienso que no, que seguramente fue un elefante.

 

Los venezolanos le podríamos ofrecer a don Juan Carlos una ocupación muy sencilla, acudir a la Asamblea Nacional y con ese tono tan jocoso decir: “por qué no te callas”.