04 Dec
“Azúcar” homenajeada
Escrito por Lizbeth Pacheco |
Visto 735 veces Publicado en Amigos
Valora este artículo
(0 votos)

 

Muy comentado el homenaje que Jennifer López le rindió a la legendaria Celia Cruz sobre el escenario de los American Music Awards (AMAs).

 

“La diva del Bronx” interpretó tres de las canciones más conocidas de la “reina de la salsa”: “Kimbara”, “La vida es un carnaval” y finalizó con “Bemba colorá”.

 

Jennifer demostró su habilidad con los ritmos caribeños y mucha rapidez en los cambios de vestuario en las breves transiciones entre un tema y otro.

 

A pesar de que  Jlo no fue nominada en ninguna de las categorías de los AMAs, conquistó al público en su tributo a Celia. Justin Timberlake, Taylor Swift y Miley Cyrus (con la lengua dentro de su boca), aplaudieron de pie el espectáculo de Jennifer.

 

López  comentó que se sentía muy nerviosa en realizar esta presentación y al final declaró que le sirvió para poner de manifiesto la gran influencia que el legado de Celia Cruz ha ejercido en su propia trayectoria artística.

 

Disfrutemos del video:

 

 

 

¿El príncipe Guillermo, cantante?

 

 

 

 

En la tradicional Gala de invierno de Inglaterra, el príncipe Guillermo, nieto de Isabel II, protagonizó el momento más divertido y ameno de la noche, pues se animó a interpretar junto al rockero Jon Bon Jovi y Taylor Swift el mítico tema "Livin on a Prayer".

Guillermo puso como única condición que Taylor Swift se les uniera en la interpretación, y la cantante estadounidense aceptó.

En la misma velada el rockero recibió de manos del príncipe, el premio Centrepoint de Inspiración a los Jóvenes por su labor al frente de la “Soul Foundation”, creada en 2006 para combatir la pobreza y ayudar a personas sin hogar.

 

Esto nos demuestra que no solo a los presidentes de países tercer mundistas les gusta cantar.

 

  

Rápida, furiosa y triste

 

 

El sábado pasado se conoció la dolorosa noticia de la trágica muerte del actor Paul Walker en un accidente de tránsito que no ha debido ocurrir. Esta noticia ha sacudido al mundo, sus amigos, familiares y fans han llorado desde el momento que se supo su desaparición.

 

El vecindario en Los Angeles donde el astro de "Rápido y Furioso" Paul Walker murió, es conocido por atraer a corredores de autos, sin embargo las autoridades no creen que el Porsche en el que él y Roger Rodas, su amigo, viajaban, corría una carrera contra otro auto. Los investigadores del accidente "han recibido declaraciones de testigos según las cuales el auto involucrado viajaba solo a alta velocidad", dijo el Departamento de Policía del condado de Los Ángeles en un comunicado el lunes. "Ningún testigo ha contactado al (departamento) para decir que había un segundo vehículo". El carro se estrelló contra un poste de luz y un árbol y se prendió en llamas. El límite de velocidad era de 72 kph (45 mph). Las autoridades están indagando la velocidad a la que iba el vehículo.

 

 

 

En las últimas horas, el lugar del accidente se ha convertido en un homenaje improvisado al actor con fans e incluso compañeros, como Tyrese Gibson, acercándose para dejar flores, regalos y souvenirs de sus películas.

 

Un final muy triste para alguien que tenía 40 años y la fama a sus pies. Paul vivía con su novia y su hija adolescente de 15, fruto de una relación anterior. Tenía fama de ser un hombre apasionado por los carros, los animales, el deporte y la biología marina. Siempre se mostró amable y alegre, con ese estilo relajado y despreocupado tan típico de una persona que vive su vida centrada en el mar, la playa y sus hobbies. Irradiaba una pasión intensa por lo que hacía, principalmente por los automóviles y el mundo marino.

 

La vida termina siendo muy irónica, pues Paul Walker llevó una vida marcada por la velocidad y los automóviles de última moda y en uno de ellos murió.

 

Descanse en paz.