26 Nov
El miedo
Escrito por Laiceth Garrido Mata |
Visto 663 veces Publicado en Amigos
Valora este artículo
(0 votos)

Una de las emociones que más  nos está  dañando en ésta época es el miedo. Es una emoción que nos atrapa por falta de seguridad en todos los sentidos: tenemos miedo a que nos roben, miedo por lo que le pueda pasar a familiares y amigos, miedo de no conseguir lo que necesitamos, miedo por nuestro futuro. Además, vivimos equipados de una gran carga de responsabilidad. Todo se vuelve muy cuesta arriba. Todo requiere un gran esfuerzo, un doble trabajo, sin aparente oportunidad de tomar aliento.

 

Sin embargo, de todo podemos sacar provecho. Es un tiempo que tenemos para desarrollar el hábito de ver lo bueno que tiene lo “malo “ que nos ocurre. Es una ley de la naturaleza: todo tiene una parte buena y una mala. Si me aferro a lo malo sufro mucho y me enfermo; si logro reflexionar y vislumbrar lo bueno, nos damos fuerza y aprovechamos la experiencia.

 

También podemos desarrollar la recta atención. No podemos ir por la calle caminando o en el carro con descuido. Y no se trata de andar con miedo, sino de estar alertas, presentes. Esas personas que andan sueltas por ahí dañándonos saben quién está pilas o no. Uno cree que por andar con el manos libres no se dan cuenta, pues sí se dan, y ahí resulta que uno no está presente.

 

Es un entrenamiento que practicándolo, nos va a ayudar a conservar nuestras energías, y estaremos con más ánimo, tendremos discernimiento al hacer las cosas, mejorará las lumbalgias, y disminuirá el agotamiento, la rabia y la decepción.

 

Siempre les hablaré de la respiración, de nuestro alimento celeste. Recuerden que somos espíritus dentro de un cuerpo. Necesitamos del oxígeno y el prana del universo para estar sanos, alegres, con alegría de vivir. Cinco respiraciones al día , lograr que se abombe el abdomen, generará  grandes cambios con el tiempo.

 

Un corazón agradecido que observa todo lo bueno que nos ocurre es la mayor bendición.